Share this page on
Facebook
Twitter
5 REGLAS DE ORO PARA UN PERFECTO CAFÉ ESPRESSO HECHO EN CASA

Small trick: sometimes when the coffee is in the cup, it isn’t hot enough.
 
Try to let the water flow through the filter-holder just like before. Then, without removing the filter-holder, activate the steam resistance until the appropriate light turns on.
 
This is a quick and easy way to increase the water temperature.

El Café Espresso hecho en el bar es el café por excelencia, la forma que exalta al máximo el gusto y los aromas. La preparación del Café Espresso es un verdadero arte. Para obtener un resultado excelente también en casa, aconsejamos seguir estas reglas:

 ico_acqua

1) La calidad del agua: utilice agua mineral natural en lugar del agua del grifo. Su concentración calcárea puede impedir el correcto funcionamiento de la máquina y influir en la calidad del café. Cada dos meses utilice las bolsitas anticalcáreas específicas para las máquinas de café espresso de casa. 

 ico_misura

2) La dosis correcta: para cada tacita sirven 7 gramos de café Segafredo Zanetti para máquina de espresso. Para controlar la dosis, utilice el medidor suministrado con la máquina, que equivale a unos 7 gramos.

 ico_mano

3) Una mano de barman: una vez llenado el portafiltro, golpéelo delicadamente en la mesa o en la palma de la mano para distribuir de manera homogénea los polvos de café. Luego, apriete el café con fuerza, utilizando el prensador suministrado con la máquina: una superficie nivelada es fundamental para obtener un buen Café Espresso.

 ico_tempo

4) El tiempo correcto: el café tiene que salir por la boquilla formando un hilo continuo y homogéneo. Tenga cuidado en el tiempo de extracción: si el café sale demasiado rápido, intente prensarlo con mayor intensidad; viceversa, en caso de salida muy lenta, intente no prensar demasiado el café.

 ico_manutenzione

5) Un mantenimiento cuidadoso: cada vez que prepara el café, quite del filtro los residuos de polvos del café anterior, para evitar que salgan posos y sabores indeseados. De vez en cuando, deje correr el agua en el filtro vacío, como si estuviera preparando un café. Antes de preparar otro, espere 2/3 minutos, comprobando que no haya residuos de agua en el interior del portafiltro. Utilice este método también cuando lava el portafiltro con el agua del grifo.

Un pequeño truco: puede ocurrir que el café en la taza no sea suficientemente caliente. Intente dejar correr el agua en el portafiltro como en el apartado anterior. Luego, sin desenganchar el portafiltro de la máquina, accione la resistencia del vapor hasta el encendido del indicador específico. Un sistema sencillo y rápido para aumentar la temperatura del agua.